Buscar

La caja de los truenos

Blog personal de Yoni Cruz

Exigir manutención para los hijos no es solo cosa de mujeres

El Código de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes (Ley 136-03) establece en el art. 170 y siguientes las condiciones y la obligatoriedad del PADRE o la MADRE que no vive con su hijo a garantizar las necesidades básicas de los niños, niñas y adolescentes. Esto incluye alimentación, habitación, vestido, asistencia, atención médica, medicinas, recreación, formación integral, educación académica. 

El art. 171 establece que “el niño, niña o adolescente tiene derecho a recibir alimentos de parte de us PADRE o MADRE y persona responsable”.

Esto significa que cuando la guarda del niño o niña la tiene la madre o el padre, el otro tiene la obligación de garantizar los recursos que permitan a ese hijo o hija satisfacer sus necesidades básicas. Como se puede ver, no hay distinción ni excepción: tanto el padre como la madre que no posee la guarda del hijo o hija, está obligado a cumplir con lo establecido por la Ley 136-03.

El legislador, previendo que por lo general el padre sentenciado pone obstáculos diversos, y para evitar conflictos entre las partes, ha establecido en su art. 187 que “cuando el padre o la madre obligado a suministrar alimentos fuere asalariado, el demandante o el Ministerio Público de NNA notificará, por acto de alguacil, la sentencia al empleador, para que descuente el importe de la obligación alimentaria sin que dicha cantidad exceda mensualmente del cincuenta (50%) del salario y sus prestaciones laborales luego de las deducciones de ley”.

De lo anteriormente dicho, queda evidente que la notificación de una sentencia de manutención al empleador de la parte demandada, está amparada absolutamente en el mandato del Código del Menor, y en modo alguno significa que el padre o la madre demandante pretenda que la parte obligada a cumplir sea perjudicada en su buen nombre ni en su estabilidad laboral. 

La empresa está obligada a pagarle al padre demandante el importe establecido por la sentencia, en un plazo no mayor a los diez días, a partir de la notificación de la sentencia. El incumplimiento de este mandato de ley conlleva que el juez que emitió la sentencia “ordene mediante auto ejecutorio sobre minuta, no obstante cualquier recurso, el secuestro o embargo de los bienes muebles o inmuebles del deudor..”, a la vez que compromete la responsabilidad penal del empleador que no cumpliese con dicho mandato.

Cuestión de machismo

En nuestra sociedad, predominantemente machista, no es bien visto que un hombre denuncie a una mujer por violencia o agresión. Mucho menos en manutención. Sinembargo, es común ver a la mayoría acudir a la máxima jurídica “todos somos iguales ante la ley”, y en las luchas por los derechos de las mujeres, siempre hemos enarbolado la igualdad como una de las banderas más altas, lucha que ha producido importantes y trascendentales cambios a favor de ese segmento fundamental de la población. 

En la medida en que la sociedad asimile el hecho de que un hombre y una mujer son dos ciudadanos con iguales derechos, y que en términos de conflictos de género e intrafamiliar la mejor opción es acudir a los canales que brinda la Justicia para dirimir los que como pareja o expareja no puedan resolver, en esa misma medida desciende la violencia, impacta las estadísticas de hechos violentos entre hombres y mujeres.

En mi experiencia, debo advertir, cuando un hombre decide reclamar ante la Justicia sus derechos ante las agresiones y violaciones a la ley cometidos en contra suya por una mujer, el camino es tortuoso, pues deberá lidiar con la desidia, el trato discriminatorio de muchos actores del sistema de justicia, y el dedo señalador de personas que intentarán disminuir tu imagen como hombre y como individuo porque ir a la justicia “es cosa de mujercitas, de hombres que usan panties, blandengues…”. 

Cuando se trata de demanda en manutención contra una madre que ha perdido la guarda de su hijo o hija, algunos, por ignorancia o por perversidad, alegarán que “ese hombre lo que quiere es hacerle daño a esa mujer, está celoso, la quiere hundir”, obviando que en la especie se trata de garantizar un derecho fundamental de todo niño, niña o adolescente, que está establecido con mucha claridad en la Ley 136-03 y que, dado que todos somos iguales, o pretendemos que así sea, quien no quiera ser demandado ante la Justicia, lo mejor que debe hacer para evitarlo es cumplir con su responsabilidad, no negarse con subterfugios o desvergonzantes “yo no voy a dar ni un chele”, porque una vez la demanda llega a manos de la justicia, el demandado pagará, como dice el pueblo, por las buenas o por las malas. Y es mejor por las buenas.

Consecuencias

Y si usted cree que ignorando la sentencia de un juez, dándole largas, haciendo campañas en las redes sociales en contra del padre demandante evadirá el mandato de la Justicia, entonces le sería de utilidad leerse el Código de Protección al Menor, a partir del artículo 170, para que comprenda que una sentencia por manutención es una condena a dos años de prisión suspendida, que una vez el demandado no cumpla, procede el apresamiento y cumplimiento de la prisión. Por ello, si usted tiene hijos cuya guarda la detenta el padre o la madre, lo mejor que puede hacer es cumplir con su responsabilidad, evitar conflictos y llevar la fiesta en paz. ¡Sale más económico, se lo aseguro!

RD ni aparece en el Índice Global de Movilidad Social del WEF

Cuando se trata de dar oportunidades a todos para tener éxito, República Dominicana no aparece en el Índice Global de Movilidad Social del Foro Mundial de Economía (WEF por sus siglas en inglés).

Los países latinoamericanos con mayor oportunidad de movilidad social están encabezados con Uruguay, que ocupa la posición #35 de 82 países a nivel global. Le siguen Costa Rica (44), Chile (47), Costa Rica (57), México (58), Brasil (60), Panamá (63), Colombia (65), Perú (66), El Salvador (68), Paraguay (69), Honduras (74) y Guatemala (75).

Seguir leyendo “RD ni aparece en el Índice Global de Movilidad Social del WEF”

La ley es igual para todos… [y también para todas]

El gato mueve su cola para cazar a la presa

.

De niño aprendí que el gato, cuando caza, mueve la cola para entretener a la incauta presa. Y ese principio se aplica con frecuencia en la política y en la guerra. En nuestro país hemos visto la expresión de esta estrategia una y otra vez, y se acude a la frase de “pan y circo” para definirlo, aludiendo a la cultura política del imperio romano.

Seguir leyendo “El gato mueve su cola para cazar a la presa”

Cuando los hijos se van, con la mochila al hombro

Cada vez que me iba de viaje fuera del país, mi pequeña hija Yasmill lloraba tanto que las despedidas eran dolorosas. Más pequeña aún, cuando yo estudiaba en la UASD y trabajaba en El Nuevo Diario, mi familia vivía en Bonao. Cada domingo, la despedida era terrible por el llanto desconsolado con que ella mostraba su desacuerdo a que yo me fuera. Seguir leyendo “Cuando los hijos se van, con la mochila al hombro”

El río está revuelto, pero la pesca no es fácil

[Publicado originalmente en Acento.com.do, el 6/VI/2017]

A raíz del escándalo de corrupción destapado por los reconocidos sobornos de Odebrecht y la detención del primer grupo de imputados, son muchos quienes se preguntan qué puede pasar con los partidos del sistema político dominicano a partir de este episodio.

Solo leer el expediente que sustenta las acusaciones de la Procuraduría General de la República es suficiente para convencerse de que este –con todo y sus evidentes errores y sospechosas debilidades– acarreará consecuencias, pues a pesar de que la percepción generalizada es que “ahí no está todo el que es ni es todo el que está”, el grupo de 14 implicados es representativo del espectro político dominante en el país: Un ministro del gobierno actual, varios exministros y funcionarios peledeístas, perredeístas y perremeístas. Es decir, que todo indica que el lodo salpica a miembros importantes de al menos tres partidos considerados como “mayoritarios”.

Para muchos, existe una lectura distinta: el sometimiento del conjunto de imputados responde a una estrategia oficialista de diezmar a la vez la oposición interna y externa, pues la mayor parte de ellos pueden relacionarse con el expresidente Leonel Fernández y con el Partido Revolucionario Moderno. Incluso, de paso salpicar la imagen de la Marcha Verde.

La reacción ha sido tardía, dispersa, incoherente y fuera de toda estrategia. Pareciera que los partidos, que se supondría sabían hace rato que esto llegaría, apostaron a que el desenlace fuera como siempre, espuma sin chocolate. Es como si pensaron que “eso se maneja”, o simplemente no le prestaron la atención necesaria, dado que aquí el Poder blinda a quienes lo detentan.

Pero la cosa no parece tan simple. La encrucijada no deja mucho espacio a la práctica instituida de amagar y no dar. Los recursos usados tradicionalmente para garantizar impunidad pueden verse limitados por la presión interna, con un Movimiento Verde que se muestra fuerte en las calles, que empezó temprano con dos demandas muy específicas y aglutinadoras: fin de la corrupción y la impunidad.

Por otro lado, el influjo de los resultados de las investigaciones realizadas por la justicia brasileña, que es más efectiva y sólida que la nuestra, y Estados Unidos, que no le perdona a los políticos dominicanos que hayan hecho negocios con los cariocas (Odebrecht y Tucanos), en detrimento de su consabida creencia de que el filete de nuestros negocios es para ellos, y las demás piezas, también.

Si la justicia nuestra no muestra la actitud de castigar a los que resultaren culpables de las imputaciones de soborno, aunque resulta feo decirlo, Estados Unidos está ahí como opción para juzgar, condenar o guardar expedientes para usos estratégicos a futuro. El otro tema es que la justicia y el gobierno dominicanos quedarían expuestos ante el país, pues Brasil haría públicos los datos de su investigación y allí se comprobaría quiénes son los implicados y cuál su nivel de responsabilidad.

Entonces, dado el panorama, es más que obvio que “algo pasará” con el caso Odebrecht. Alguien pagará, aunque sea bagatela, y nada quita que ese “alguien” no se sienta con la vocación de inmolarse, de echarse solo la carga de todos, y entonces arrastre a “los otros”. Y eso es lo que hemos empezado a ver recientemente.

El comunicado del renunciante ministro de Industria y Comercio y Pymes, Temístocles Montás, ha remeneado el panal, y de inmediato se vislumbra un enfrentamiento entre sectores dentro del mismo PLD, pues aparte de mencionar como responsables a varias figuras claves de los gobiernos de ese partido, ha dejado establecido que recibió dineros de Ángel Rondón para financiar campañas electorales moradas. Vicente Bengoa no lo dejó adobar mucho, y respondió afirmando que las aseveraciones de Montás son “malintencionadas” y “falsas”. Otros miembros del mismo bando han ripostado igual.

En este río revuelto, todos pretenden pescar. El gobierno quiere salir ileso, y de paso, debilitar cualquier oponente. Leonel Fernández, aunque ha tardado mucho para reaccionar, ha publicado este lunes un artículo “docente”, dedicado básicamente a explicar que la corrupción no es nada nuevo ni tampoco un lujo dominicano, para concluir expresando su esperanza de que el Juez de la Instrucción Especial de la Suprema Corte de Justicia actúe “con absoluta imparcialidad e independencia”.

Del lado del PRM, la reacción ha sido dispersa, confusa y descoordinada. Parece que el plan de pesca se les complicó con las imputaciones a figuras importantes de esa parcela. Mientras, Guillermo Moreno ha proclamado que en el expediente faltan figuras claves como el presidente Danilo Medina, los exmandatarios Leonel Fernández e Hipólito Mejía, los legisladores Reynaldo Pared Pérez, Cristina Lizardo y Abel Martínez, entre otros.

Definitivamente, todos quieren pescar, pero no se vislumbra el modo, porque el plan no está claro. Lo que si está clarísimo es que el lodazal Odebrecht no dejará limpio, ni en el mismo lugar, a casi ningún partido, sobre todo al oficialista Partido de la Liberación Dominicana.

Mamá recibió un gran reconocimiento el Día de las Madres

[Texto publicado para el Día de las Madres de 2008]

Amalia es el nombre primero de mi madre. No podía ser más apropiado, pues su vida toda ha sido un sacerdocio de amor. Carmen es su segundo nombre, y por el que casi todo el que la conoce le llama. Carmen para mí es como música. Nació en las montañas de La Sierra, en Jánico, y ya a los cuatro años empezaba su vida de servicio a los demás. El abuso de gente que se “la pedía prestada” a mi abuela, no fue suficiente como para que ella prodigara tanto amor por el prójimo.

De niño lo único que le escuché quejarse fue de las “pelas” que un desalmado y maldito abusador le dio cuando era una chiquita de menos de 7 años, como aquella que le pegó porque, a esa edad, fue enviada en una oscura noche a enchiquerar un becerro (apartar el ternero de su madre y encerrarlo en un chiquero) y ella se perdió en el abrevadero, o en otra ocasión en que éste le amarró las manos para quemárselas, con la suerte de que llegó un compadre del despiadado tutor y le hizo desistir de su macabra idea, advirtiéndole que si hacía eso iba a caer preso. De lo otro que siempre se ha quejado es de que nunca le dejaron estudiar. Se alfabetizó en menos de tres meses, la única vez que fue enviada a la escuela. En ese breve tiempo aprendió a escribir y lo básico de matemáticas. Pero la ama, desde que sintió que esos estudios le quitaban tiempo a la pequeña Amalia para realizar sus oficios, la retiró, para ya nunca volver a recibir docencia. Seguir leyendo “Mamá recibió un gran reconocimiento el Día de las Madres”

El rumor, esa arma de destrucción moral

[Publicado originalmente en Acento.com.do, el 26/V/2017]

En estos días en nuestro país se ha levantado, como hojarasca en medio de la ventisca, una serie de rumores relativos al caso Odebrecht. Las especies puestas a circular a través de las redes sociales tienen una intencionalidad muy clara: confundir, dañar honras y preparar el terreno para el desenlace final del escandaloso caso de corrupción que se supone afecta a funcionarios del actual gobierno, de las gestiones de Hipólito Mejía y Leonel Fernández, así como legisladores y empresarios.

El hermetismo y la deficiente información oficial ha abonado el terreno para que una importante parte de la población consuma y acepte como ciertas las versiones puestas a rodar, desviando momentáneamente la atención, y en cierta medida, convirtiéndose en una especie de “mamila” ante los reclamos para que se identifique a los involucrados que señala la justicia de Brasil y la empresa constructora. Seguir leyendo “El rumor, esa arma de destrucción moral”

Una coyuntura única para el presidente Medina

A finales del año 2012 nuestro país conoció un movimiento de protesta muy distinto a lo visto antes. Jóvenes y adultos mayores salieron a protestar contra “el paquetazo fiscal” –una reforma fiscal que buscaba recaudar RD$46 mil millones para cubrir parte del déficit de RD$187 mil millones heredados del anterior gobierno, y que más luego aprobaría e implementaría el recién instalado presidente Danilo Medina­­­– y para exigir  que se investigara la responsabilidad del saliente Leonel Fernández en ese déficit fiscal.

Los miles de manifestantes que se concentraron el 11 de noviembre de 2012 y siguientes en la Puerta del Conde no eran los típicos sindicalistas, estudiantes uasdianos o “revoltosos” de la parte alta de la capital. Eran jóvenes de clase media hacia arriba, en su mayoría profesionales y técnicos o estudiantes universitarios; hombres y mujeres acomodados, de diversas edades, incluidos ancianos, algunos empresarios, comerciantes y gente de reconocida vida pública en el país. Seguir leyendo “Una coyuntura única para el presidente Medina”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑