Buscar

La caja de los truenos

Blog personal de Yoni Cruz

¡Amayita, la chiquita… la chiquita de papá..!

¡Amayita, la chiquita… la chiquita de papá..! Cuando era muchacho me gustaba caminar en solitario por los senderos de los mon¬tes a veces frescos y otras calurosos de Los Arroces. Me servían esas caminatas para soñar, para meditar y para darle forma al futuro que anhelaba. Entre esas reflexiones y tomas de decisiones estaba la composición de mi familia. Me decía que casaría una sóla vez (¡y me he divorciado dos!), que haría todo de manera que con quien me casara fuera mi eterna compañera. Pero lo que ahora más me extraña es que a esa edad, entre los 9 y los 13 años, quería tener dos hijos, sí, DOS HIJOS (¡y tengo dos hijos y TRES HIJAS!).
Seguir leyendo “¡Amayita, la chiquita… la chiquita de papá..!”

Anuncios

Asesinato dos por uno

Tía Juana, hermana de mi madre, sucumbió ayer viernes 6 de mayo ante su enfermedad y ante la ineficacia, la complicidad policial y judicial, y ante la delincuencia y la violencia que genera el narcotráfico en nuestros barrios. Había luchado desde niña contra la adversidad. Era ella otra historia más de la mujer que enfrenta sola la crianza de sus hijos, con todo lo que significa. Aún así, logró que casi todos obtuvieran títulos universitarios o técnicos. Hizo su aporte a la Patria. Tuvo siete hijas y un varón, Amaury. Seguir leyendo “Asesinato dos por uno”

Es sólo que Freddy se nos mete más adentro

Por Nelson Marte, periodista, estratega político y mejor amigo.

 

No los convocó el Estado, no los llamaron los partidos.
No les ofrecieron dádivas, ni cherchas. No los presionaron.
Ni les informaron oficialmente de la caminata última
a lo largo de la vera del azul Caribe que tanto amó.

Detuvieron el afán por ganarse algún mal peso.
Estacionaron la yipeta tirando el saco sobre el asiento.
Hicieron esperar a su lujuria de amantes furtivos.
Echaron al aire el temor de apretujarse “en los tiempos del cólera”.

No les importó que sus peinados y su cachet se estrujaran.
Los niños no entendían “el reperpero”, habría dicho El Gordo.
Ellos, todos ellos, con el sol y el cielo por testigos
pelearon su espacio para extender la mano hacia Freddy
que volaba con toda su humanidad por Las Américas.

Nada del otro mundo. Es sólo que Freddy camina con la muerte,
se le ríe a carcajadas mientras le abre sus brazos buenos
con ese divertido gesto suyo, desafiante y amigo,
que fue sello de su compromiso con la vida.

Es sólo que Freddy se nos mete más adentro,
y se queda para siempre entre nosotros

¡En Abril está la respuesta!

Abril, 24/28 de abril de 1965, una fecha que deberá permanecer grabada en piedra en la memoria del pueblo dominicano. Porque es un recuerdo de que este pueblo ha sabido colocarse a las alturas de las circunstancias en diversos episodios en que dominicanos “sin juicio y sin corazón”, armados de la traición y el engaño, conspiraron contra la salud de la Patria. Seguir leyendo “¡En Abril está la respuesta!”

Espera

Duermes. Duermes silenciosamente

bajo el oscuro cielo, sin estrellas,

de esta ciudad inhóspita. Y yo, mientras,

muerdo el humo de la distancia,

del olvido y la soledad;

aúllo,

olfateo tu piel y me resisto

a caer vencido ante lo inevitable.

Amanecerá

y el día se mezclará entre ruidos,

sudores y clamores

de la gente y sus miserias.

Y tú te confundirás entre la cotidianidad irascible

y el vaivén de tus confusiones.

Y yo, sumergido en el desasosiego

y la espera,

te veré llegar, casi vencida,

pero con tu risa intacta,

tus manos ansiosas

y tus ojos inquisidores clavados en los míos.

Por un instante se detendrá

la sinfonía salvaje de ruidos citadinos,

el estómago se elevará unos centímetros

y la dermis cambiará de tono y textura.

No habrá palabras,

ni reclamos

ni confesiones.

Un beso leve, inmortal,

reinará.

Para la memoria, el resto ya no importará.

¿Estado de derecho en RD?

Acabo de mirar un video enhttp://www.soydominicano.net y  la verdad es que uno no deja de sorprenderse de la arbitrariedad, barbarie e irracionalidad con que la Policía Nacional actúa frente a la gente más humilde, contra los pobres. Porque nunca he visto nada parecido cuando se trata de narcotraficantes de gran fuste, cuando los van a arrestar o incautarse de cualquier bien, nunca observo violencia de parte de los agentes de la uniformada, a ellos los protegen, los llevan tomados decentemente del brazo, sin palabras ofensivas, sin bombas lacrimógenas ni balines disparados a mansalva, en fin, los tratan como debe ser. Pero cuando le toca a la gente olvidada de Dios (y peor, del Estado dominicano), que se van a vivir en tierras de ese mismo Estado, y aparece un cuellito blanco que desea apropiarse de ese terreno, entonces ahí si, ahí hay que actuar como si esas personas no fuesen ciudadanos, y son tratados con toda la brutalidad que les he posible.

El video trata de un desalojo a una familia, mujeres y ancianos incluidos, parece que en Tamboril, en que los agentes policiales hacen uso excesivo de la fuerza, disparando gases lacrimógenos y sus escopetas de perdigones. El saldo no se deja esperar: dos hombres y una mujer con distintas heridas de bala y destrucción de la casita y los ajuares de la familia.

¿Dónde está el respeto a los Derechos Humanos? No es la vivienda un derecho que debe ser garantizado por el Estado a toda persona? ¿Por qué la Policía, con la anuencia de la Justicia, agrede salvajemente a una familia, la cual alega que la parcela que se intenta desalojar no es la corecta, en lugar de dilucidar civilizadamente en los organismos competentes el conflicto, y una vez establecida la verdad, entonces buscar una alternativa a esos ciudadanos para cumplir con la obligación del Estado de garantizarle vivienda?

Pero no pasa nada. Los agentes y el fiscal presente que permitió tal brutalidad no recibirán ninguna sanción. Al Gobierno no le importa eso. Son ciudadanos de tercera categoría, y por tanto sólo cuentan el 16 de mayo de cada año electoral. Aparte de eso, no existen. Por ello se repiten hechos similares en todo el litoral nacional. Pero claro, en los foros, nacionales e internacionales, nuestras autoridades abren la boca más grande que un hipopótamo para proclamar que en este país se vive un estado de derecho, que aquí la gente está mejor que en Suiza porque el crecimiento económico es el más alto de América Latina… y mil barbaridades más.

Sencillamente, nuestra gente pobre, que es la mayoría, está desamparada, no se les respeta y para muestra, este video.

El arte es la diferencia

Poster de la película August Rush.

[A propósito del filme “August Rush”]

El arte, en toda su variedad, nos hace humanos. Qué pobre e insignificante sería la vida humana sin la música o el dibujo. Es la sensibilidad que poseemos por la obra, no importa si de un maestro o si de un aprendiz, la que nos diferencia del resto de los animales, la que nos ilumina y nos eleva.

La historia de cada uno no tendría razón si ella no va acompasada de sonidos elaborados para el deleite de nuestro espíritu. Pocas cosas provocan, tan fácilmente, que nuestra piel se erice, se encandile, como cuando apreciamos una pintura magistral o escuchamos la música justa a nuestro oído, o al tocar una escultura o expectar el drama en el teatro o el ballet. Seguir leyendo “El arte es la diferencia”

Dios y el terremoto de Haití

A continuación reproduzco un escrito publicado en el blog “Teología sin censura” (josemariacastillo.blogspot.com), del teólogo español José Ma. Castillo. Es una posición acerca del tema actual sobre la “tolerancia” de Dios en las tragedias que afectan a los más inocentes o débiles. Puede usted estar de acuerdo o no, pero es interesante.

Por José Ma. Castillo

Empiezan a entrar comentarios sobre el terromoto de Haití en los que algunos se preguntan lo que se pregunta mucha gente: Si Dios existe, ¿cómo permite estos desastres con todo el sufrimiento que causan? Mi respuesta es clara: Si Dios existe y es como nosotros nos lo imaginamos, es decir, con poder para impedir que pasen estas catástrofes, ese Dios es un canalla, un criminal sádico. Y no vale aquí echar mano del fácil argumento según el cual Dios es un Misterio. Un “Misterio criminal” sigue siendo criminal, por muy Misterio que sea. Por tanto, mi convicción es que el poder de Dios no es, no puede ser, como nosotros nos lo imaginamos. Nunca deberíamos olvidar que Dios es el Trascendente. Y eso quiere decir que Dios nos trasciende, o sea, no está a nuestro alcance. No podemos saber cómo es. Lo único que sabemos es que el mundo, el planeta, la naturaleza, todo eso es como es. Y no podemos saber si existe algún responsable de que pasen estas cosas. No olvidemos que el relato de Adán y Eva, en el Génesis, es un mito, elaborado por culturas antiguas. Un mito con el que se pretendía culpar al hombre para exculpar a Dios, es decir, según el mito adámico, el mal existe porque el hombre pecó, o sea el culpable del mal y el sufrimiento es el hombre. Pero eso no pasa de ser un mito. Dar, desde ese mito, el salto a la “trascendencia” y así hacernos una idea de Dios sobre el que cargamos todo lo malo que pasa en el mundo, eso es el mayor disparate y la más peligrosa equivocación que han cometido las religiones. En definitiva, lo único sensato que se puede decir en este momento es que el mundo es como es. Y a nosotros, lo que nos toca, es procurar que este mundo funcione de tal manera que en él se pueda remediar o aliviar el sufrimiento lo más y lo mejor posible. Por ejemplo, tenemos que luchar para que la economía mundial se gestione de forma que se puedan aliviar estas desgracias. Todo lo que no sea ver así el problema, es meternos en un callejón sin salida, en el que tendremos además que convivir con un Dios maldito. Tan maldito, que maldita sea la hora en la que nos lo enseñaron así, tan criminal y tan peligroso.

”Caribe y Ei Soi, Caribe y Ei Soi…!!!”

Vivíamos -mi familia y yo- camino al río en la última casa en el sendero hacia el Masipedro ruidoso y fresco de entonces. Era yo un muchacho de 8 ó 9 años, y veía pasar a otros niños montando caballos y mulas cargados con un saco a cada lado repleto de arroz recién cortado. Enjutos los niños, de mirada cansada, sucios de fango, sin camisas, comiendo limoncillos o mangos, según la temporada. Seguir leyendo “”Caribe y Ei Soi, Caribe y Ei Soi…!!!””

Blog de WordPress.com.

Subir ↑