Buscar

La caja de los truenos

Blog personal de Yoni Cruz

mes

diciembre 2007

El violento reino de la intolerancia y el sectarismo

buttho2.jpg

El siglo pasado y lo que va de este han sido los más importantes para los derechos de la mujer, después de haber sido desconsiderada y marginada en todas las sociedades hasta entonces. No ha sido regalo de ningún sistema. Ha sido el fruto de la lucha de éstas por acceder a un estadío de igualdad como ente humano y social donde la tradición siempre fue que el hombre se abrogara el derecho de disponer sin tomar en cuenta a la mujer. Pero el camino recorrido por las mujeres para llegar a ostentar los niveles de participación que hoy tienen en gran parte del mundo está inundado de sangre y de heroísmo. Seguir leyendo “El violento reino de la intolerancia y el sectarismo”

Una mirada que nos invita a hacer algo

tristemirada2.jpg

Pasaba con mi hija Camila y mi sobrina Keyla, camino a lo que queda del otrora hermoso y vivaracho río Masipedro a su paso por Los Arroces. Iba con mi camarita en mano para tomarle fotos a las niñas y para registrar el estado en que se encuentra mi añorado río. No se por qué lo hago, pero cada vez que tengo oportunidad voy a tomarle fotos al río; quizás porque le conocí cuando estaba habitado por camarones, jaibas, anguilas, viajacas, tilapias, dajaos, sagos, truchas y enmarcado en frondosos árboles como mango, caimito, pomos, guamas, naranjas y un lecho de arena y piedra vírgenes. Ahora no hay sombras. Ni peces ni crustáceos. ¡Ah yo pretencioso, casi no hay agua tampoco!

Pues bien, cuando iba con mis niñas, intentando abstraerme del paisaje contaminado por destartaladas casuchas construidas precisamente en el mismo medio de donde corrían las aguas del Masipedro antes de David, el ciclón, levanté la mirada y ésta se enfocó en una diminuta niñita que tristemente jugueteaba con un trapito en el marco de su humilde casita. Seguir leyendo “Una mirada que nos invita a hacer algo”

Santo Domingo, una ciudad de raros contrastes

Caos en la 27 con Churchill

Le invito a detenerse en una esquina cualquiera de Santo Domingo, como la Churchill con 27. Colóquese al pie del monumento al Quetzal y comprobará algunas curiosidades. Verá que, estando el semáforo en perfectas condiciones, uno o dos agentes de la Amet dirigen el tránsito y te detienen en verde mientras ordenan a quienes vienen en otro carril a cruzar en rojo. Y si se va la luz, los agentes también se esfuman. Seguir leyendo “Santo Domingo, una ciudad de raros contrastes”

Un gesto puede ser eterno

fernandocasdo.jpgVender periódicos, lustrar zapatos, vender frutas, son labores dignísimas que los muchachos pobres de nuestros barrios y campos hacen para ganar algún dinerito, cuyo valor trasciende más allá de los beneficios de la micro o marcoeconomía. Es que el muchacho, una vez ha cumplido con sus responsabilidades escolares, dedica unas horas a esta labor y con ella empieza a entender el significado de la responsabilidad, el compromiso, a planificar “su economía” y el valor del dinero. Del mismo modo, significa una experiencia gratificante, pues de algún modo les da cierta independencia paterna.

Por lo menos ese fue el significado para mí, en mis años de “canillita”, cuando vendía El Caribe, El Sol y por mucho tiempo El Nacional, allá en Plaza Jacaranda del Bonao de los ríos frondosos y las frutas silvestres. Entre las enseñanzas que aún perduran está la siguiente anécdota. Debió ocurrir por ahí cerca de 1980 que la revista ¡Ahora! trajo en portada el rostro siempre sonrriente de Fernando Casado. Seguir leyendo “Un gesto puede ser eterno”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑