Derecho a amar. Derecho a dejar de amar.

Frente al mar de las dudas.soledad.jpg

Hace poquito, me saludaba vía Facebook una joven doctora, amiga y complueblana. Me disparó, como quien espera agazapado entre matorrales, escopeta sobada, a que pase la presa. Me preguntó que cómo iba eso de “emparejarme”, por la novia y esas cosas. Respondí sin titubeos que “fracasé” otra vez. Y a ella le pareció rarísima mi respuesta, por lo fácil y dispuesto que talvez le parecí.

Probablemente una de las enseñanzas que adquirí en mi camino de éxitos y fracasos en ese mundillo de locuras que es la relación de parejas, es que sólo el amor debe unir, y si este se esfuma, entonces no vale la pena nada, lo cual no significa no deba luchar por retener a quien se ama. Esta convicción me ha valido para superar las garras del desamor, y para rescatar lo que casi nunca se pierde, que es una dosis significativa de cariño, marcado por el respeto a la humanidad de la ex pareja, y una pizca de nostalgia, que bien manejada, ayuda a la amistad a sobrevivir. Comprendí que casi siempre se puede ser amigo o amiga de quien fue pareja. El tiempo se encarga de aplacar los demonios del desamor, y combate el rencor.

El problema es que nuestra sociedad no nos ha preparado para la pérdida. Por ello es fácil ver a aguiluchos (soy aguilucho desde chiquitito) llorar si perdemos un campeonato, o si nuestro candidato a la Presidencia o cualquier cargo electivo es derrotado, acudir al “derecho al pataleo”, y en el peor de los casos llegar hasta el suicidio. Es una de las etapas más atrasadas del machismo que, en el caso de la relación de pareja, provoca incontables tragedias.

Me he divorciado dos veces, y he terminado o me han “cancelado” una cantidad de veces que no quiero contar. Duele. Te hundes. Dejas de dormir, comes compulsivamente, o no puedes ni tomar agua. Es una desgracia inconsolable. Pero miren, amigos y amigas, la buena noticia es que ¡se supera! Se lo digo yo.

Ante la pandemia de asesinatos de género, acompañados de suicidios del agresor, es impostegable que nuestros hombres –también nuestras mujeres– abracen el hecho de que toda mujer, todo hombre es poseedor del derecho, fundamental digo yo, de amar y dejarnos de amar.

En la medida en que uno comprenda que una mujer puede tener motivos para amarnos, e igual para desencantarse, ya sea porque no somos lo que ella “compró” al enamorarse o dejarse enamorar, o porque ya no le convenga, o decidió caminar al lado de otro, o simplemente, quiere estar sola, en esa misma medida lograremos superar la ruptura, el abandono, la derrota. Y saber que siempre existe la posibilidad de rehacer la vida al lado de alguien más. En mi caso, mis dos damas ex esposas han sido extraordinarias mujeres, pero luego de ellas también he tenido la grandísima suerte de conocer otras, amar y ser amado por mujeres estupendas. Al terminar una relación, algo ocurre que hace aparezca la posibilidad de una nueva, llena de renovadas ilusiones, manos balsámicas que curan heridas, besos contra la amargura, piel cálida contra el frío del desvelo.

La violencia que mata casi 180 mujeres cada año en República Dominicana, hiere decenas y daña emocionalmente a una cantidad que no se puede contabilizar, sólo se puede enfrentar reeducando nuestros hombres. Pero esa reeducación debe ser un proyecto de Nación, debe empezar en la preprimaria y continuar en la universidad, propiciar un hombre nuevo, educado en el respeto a la mujer, a la vida. Y en esa reeducación, habrá que enseñarles a todos y todas a enfrentar la derrota, la sensación de pérdida bajo el principio del “derecho a amar, derecho a dejar de amar”.

About these ads

3 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo; es una labor ardua que bien vale la pena, hay que reeducar.

  2. Muy acertado tu escrito, amigo. El amor es tan libre que no lo puedes aprisionar y el desamor es algo que debemos aceptar con dignidad y respeto hacia aquel o aquella que alguna vez nos amo.

  3. Gracia Yoni Tambien yo he pasado por eso, ahora mi nueva pareja y yo radicados en la capital y recien estrenados como abuelos vemos la vida desde otro angulo, positivo siempre. Tu amigo Pedro

    Date: Thu, 17 Jan 2013 09:02:02 +0000 To: peaumece@hotmail.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: